Una Reflexión: Hacia una ciudadanía activa

La famosa antropóloga cultural, Margaret Mead, ha dicho ¨Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos puedan cambiar el mundo, de hecho, son los únicos que lo han logrado¨. En ¨la ciudad de amistad¨, Chiclayo Perú, existe un grupo pequeño de servidores públicos, profesionales, activistas de la sociedad civil, ciudadanos y ciudadanas, que se reúnen en diferentes espacios públicos y privados a reflexionar y tomar medidas para iniciar procesos de cambio por un mundo y una vida digna, equitativa y saludable. Estos y estas ciudadanos y ciudadanas están preocupados y comprometidos con los serios problemas y necesidades de la ciudad y el país como el alto nivel de pobreza, crímenes, corrupción, desnutrición, violencia contra las mujeres y en las familias por mencionar algunos de ellos. En estos espacios, se pueden observar algunas prácticas significativas y positivas que son importantes reconocer y difundir:

  1. Aplicación de actitudes y técnicas para el dialogo y la concertación, y la aplicación de metodologías participativas para la elaboración y generación de planes, políticas, e iniciativas de desarrollo.
  2. Articulación del trabajo interinstitucional entre instituciones, organizaciones, líderes y lideresas.
  3. Dialogo inclusivo por parte de los y las funcionarios/as públicos con representantes  sociales para la toma de decisiones sobre asuntos de interés público.
  4. Avances en la transversalización de enfoques de equidad de género, interculturalidad, desarrollo humano, desarrollo sostenible y ecológico desde las instituciones estatales.

Si bien se cuenta con un marco normativo que promueve la participación ciudadana y procesos de incidencia política desde las organizaciones sociales e instituciones, aun se requiere que continuar  involucrando a un mayor número de ciudadanos y ciudadanas en los procesos de toma de decisiones y control de la efectividad del gasto público y la aplicación de la normativa que garantiza el ejercicio de los derechos ciudadanos. Por ello cabe la pregunta, ¿Porque aun somos un grupo pequeño el cual participa activamente en la transformación de la vida política, económica, social y cultural ejerciendo nuestro derecho a la participación ciudadana? Si bien la pregunta tiene respuestas muy diversas, reflexionemos y tengamos muy en cuenta que en la medida en que nos comprometamos con la vida política de nuestro país y podamos participar de acciones de incidencia política podremos lograr algunos cambios aun cuando seamos un pequeño grupo de ciudadanos y ciudadanas.

Para tener una sociedad democrática, crítica, pensante y propositiva por una vida digna y justa, es elemento fundamental que todos y todas, ciudadanos y ciudadanas de alguna forma ejercitemos nuestra ciudadanía. Generar cambios con un grupo minoritarios es tan válido como otros esfuerzos, pero es necesario en estos tiempos de desvinculación por el bienestar colectivo a involucrar a nuevos actores, lideres y lideresas ampliando los campos de participación ciudadana. Asimismo no debemos de dejar de tener en cuenta que a veces, buscamos un fin y llegar a la meta pero no los procesos que conducen a lograr estos cambios (una sociedad con desarrollo democrático). En Lambayeque, existen muchas condiciones para la participación ciudadana y el logro de lo ya dicho una sociedad más justa y democrática, por ello les invito a reflexionar sobre ¿Qué estrategia podemos desarrollar para la activación de una ciudadanía mas proactiva y participativa en los procesos de desarrollo e incidencia política?

Sarah Beer
Integrante del Grupo Impulsor por los DESC – Lambayeque

Etiquetas: ,
Guardado en Articulos, Liderazgo e Incidencia Politica