De lo Global a lo Local

Actualmente padecemos de un exceso de localismo, no logramos pensar más allá de nuestra localidad. En nuestro encuentro nacional: Más allá de nuestras experiencias, Federico Arnillas nos invita a mirarnos como ciudadanos del mundo. En el mundo globalizado las cosas que pasan a nivel internacional siempre están relacionadas con nuestra realidad local y nacional.

En lo económico, al nivel internacional estamos viviendo una desaceleración lo cual también podemos percibirlo a nivel nacional. Aunque una parte de la baja en el crecimiento nacional se puede explicar por la caída al nivel internacional, es importante darnos cuenta que también hay factores internos que influye en esta desaceleración. Parece que aunque Perú sigue recibiendo una buena calificación por parte de las agencias calificadoras de riesgo, sigue existiendo una desconfianza por parte de los inversionistas. Podemos estar mejor de lo que estamos. Pero también hay que anotar aquí el desafío que nos queda al nivel económico: ¿qué tipo de desarrollo económico queremos? ¿Queremos quedarnos con la concentración en la industria extractiva, u optamos por una diversificación productiva, donde no sólo las grandes empresas participan? Además ¿cómo tomamos en cuenta el Medio ambiente en esta discusión?

El medio Ambiente
En cuanto a esta agenda ambiental, en diciembre se cruzará directamente lo internacional con lo nacional, cuando la COP20 – Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas – se realice en nuestra capital. Aunque no se va resolver el problema aquí en Lima, el objetivo es preparar un documento que sea vinculante y ambicioso para el año 2015 para ser firmado en Paris. Como ya se mencionó en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2013: “El mundo no puede seguir creciendo, resolviendo sus problemas de pobreza sin mirar el tema climático.”
Ya no es un tema de largo plazo, los efectos los sentimos ya en nuestro país, con sequías, lluvias, inundaciones y heladas. Las causas, efectos y soluciones son distintos en los diferentes partes del mundo, por lo cual hay muchas tensiones alrededor de este tema. Sin embargo, es crucial ir avanzando hacia una solución.

Al mismo tiempo se están por terminar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y tendremos que rendir cuentas en 2015. Perú ha avanzado con varios indicadores, pero no hay que olvidarnos que todavía queda mucho por hacer. Vemos que también al nivel de corrupción que permite el narcotráfico y la minería ilegal la víctima, es el planeta.  Al nivel internacional y nacional tenemos que encontrar formas de desarrollo que no perjudiquen más al medio ambiente y la población que vive en ella.

Hemos asesinado y seguimos asesinando a poblaciones indígenas. Ellos tienen el derecho a vivir en aislamiento si lo desean o a una inclusión que no exige la pérdida de su cultura e identidad, pero no estamos haciendo mucho para proteger a esta población. Además, en la búsqueda para recursos para nuestra economía, nos olvidamos que ellos tienen maneras propias de desarrollo territorial que estamos matando juntamente con ellos.

Deudas con nosotros mismos
Mientras en el mundo está pensando en cómo combatir el Ebola, también al nivel nacional tenemos asuntos pendientes en cuanto a la salud. Se ha dado avances en la desnutrición crónica, pero los índices de anemia han crecido, un tema preocupante que puede hacer que todos los avances fueran en vano. Podemos decir que tenemos dos deudas: la deuda vieja –  con la infancia que hasta ahora no hemos podido dar las condiciones necesarias para los niños y niñas que nacen cada día. Pero también surge la deuda nueva – la deuda con los adultos mayores, que su jubilación y cuidado cada vez es un desafío más grande para el país. Solo son algunos de los temas pendientes al nivel social, porque aunque se ha avanzado, los problemas aún no se han eliminado. Hay un porcentaje importante que sufre hambre, que no tienen las condiciones básicas. Se requiere políticas para proteger los avances y aumentarlos.

Para esto es preocupante el poco interés desde la ciudadanía en el debate del presupuesto. Hay que recordar que los cortes en gasto social tienen efectos de muy largo plazo. Al reducir el día escolar de un día a medio día, ahora – años después – nuestros niños, niñas y adolescentes carecen de una educación de calidad.

Hacia políticas del Estado
Es en este contexto en el cual hay que mirar las elecciones. El desafío está en la construcción de políticas democráticas efectivas que mejoren la calidad de vida de la gente. No tanto se requiere una persona, un líder, un mesías, que resuelve todo. Se tiene que mirar el desarrollo al largo plazo. Para formar médicos se necesita unos 30 años – desde que nacen hasta que sean médicos especializados. Es más, se requiere que la madre este en buenas condiciones de salud antes de estar embarazada. Para lograr esto, es importante contar con políticas de estado, no de un gobierno, o un político, pero políticas que se mantiene durante varios años  con una estrategia de desarrollo de largo plazo. Se requiere políticas que den continuidad a los procesos a través de los cuales ayudamos en la vida cotidiana de la gente. 

El problema no está tanto en la fragmentación de los partidos, y tantos candidatos que hay, si no en la capacidad de tener políticas de largo plazo, que sean basados en acuerdos y consensos fuertes, acompañados por mecanismos de evaluación que nos permitan hacer ajustes y saber si vamos bien.

En este sentido es importante recordar que en este proceso electoral se ha firmado Acuerdos de Gobernabilidad en TODAS las regiones del país, que han sido trabajados con la sociedad civil mirando su región como parte del país. Son acuerdos que recogen el acuerdo nacional y dan pautas de como aportar desde las regiones para hacer sinergia al nivel del país.

De las autoridades provinciales electos, unos 20 han firmado el acuerdo de gobernabilidad. Entonces ahora es tarea de la sociedad civil vigilar y defender el acuerdo. Aunque se podría optar por decir a las autoridades que tienen que cumplir con lo que firmaron, otro enfoque sería entrar en dialogo con propuestas para cumplir el acuerdo de manera conjunta. Así pasaríamos de una ciudadanía vigilante, que observa, a una ciudadanía de actores que intervienen, proponen y se comprometen.

Reflexión a partir de exposición de Federico Arnillas, actual presidente de la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza en el XIV Encuentro Nacional: “Más allá de nuestras experiencias”
Octubre 2014

 

Fico
Guardado en Analisis de Coyuntura, Liderazgo e Incidencia Politica