La Navidad nos convoca

A pocos días de celebrar la Navidad,  elevamos nuestro agradecimiento, en primer lugar, al Dios de la Vida,  a las agencias de cooperación y a los promotores, agentes de cambio, con quienes hemos desarrollado nuestro trabajo, en este año 2014, en el proceso de promoción humana y el desarrollo de capacidades de lideresas y líderes, en las ciudades de Ayacucho, Huancayo, Chiclayo y Lambayeque, Trujillo,  Pisco y Lima.

Como institución comprometida con la justicia, las relaciones justas y equitativas, la ciudadanía y la paz, KAIRÓS, ha desarrollado su accionar enfocado con estos componentes. La puesta en marcha de los proyectos que se han ejecutado, contribuyó para que los líderes eclesiales y sociales con quienes sumamos esfuerzos de cooperación, reciban nuevas herramientas y el acompañamiento necesario para que su accionar en los diferentes espacios sea más efectivo y comprometido con la causa del Reino de Dios. Todo esto nos ha llenado de satisfacción  y de gratitud por todo lo vivido durante este año.

En este tiempo de celebración, reafirmamos que la opción de Dios, incondicional y apasionada, por los humillados, los vulnerables, y los excluidos del mundo, tiene su raíz más profunda, su célula germinal en su gracia-amor-misericordia, que lo llevó a enviar a su único Hijo con el solo propósito de dar a conocer e instalar una nueva era (Marcos 1:15) – la de la Salvación. Una nueva dinámica del reino se estaba generando a partir del nacimiento de Jesús, el Mesías; el Ungido, el enviado por Dios.

Por esta razón, soy una convencida que sólo podemos hablar del Dios de los pobres a partir del Dios de la Gracia. El Dios que escogió a María, una humilde y sencilla mujer, quién no escatimó consagrarse como la mediadora para este magno suceso, venciendo sus temores frente a los prejuicios y rechazos a los que se exponía. Esta jovencita aceptó las palabras del mensajero de Dios que le dijo: “No temas María Porque Dios te ha escogido para bendecirte maravillosamente”. Y por esa gracia, y esa obediencia, Jesús vino al mundo. Desde ahí, la vida de las personas tiene la posibilidad de ser una experiencia distinta, con mayor significado, con perspectivas diferentes, con mayor trascendencia.

Jesús nos muestra cómo es Dios. Lutero afirma que Dios escogió revelarse a sí mismo en Jesús. Dios abrazó la experiencia humana en su totalidad. Emanuel, Dios con nosotros, fue verdaderamente humano. Por eso podemos acercarnos a Dios con toda confianza porque en él experimentó la vida. Comprende nuestras luchas, temores y frustraciones, porque Él mismo las vivió. Quiere que tengamos confianza en que Él nos entiende, y anhela que aceptemos nuestra humanidad con más libertad.

Hoy damos gracias a Dios. Este es día de gran gozo en el cielo y en la tierra.  Esto es lo que se debe celebrar en navidad.

María Elena Zelada Valdivia

Coordinadora General Proceso Kairós Perú.

TARJETA NAVIDAD
Etiquetas: , , ,
Guardado en Articulos, Noticias