Conversatorio Dra. Baltodano

Conversatorio con Dra. Mireya Baltodano, Profesora de la Universidad Bíblica Latinoamericana
Tema: Identidad de  Género y de la Mujer

La Red por una Familia sin Violencia es una red constituido por diferentes iglesias y organizaciones cristianas preocupados por el incremento de la violencia familiar en el país. A través de sus diferentes actividades trabaja para sensibilizar y concientizar la población. Proceso Kairós Perú es parte de esta red y actualmente se nos ha delegado la coordinación de la Red. El día 18 de julio, la Red por una Familia sin Violencia organizó un conversatorio con la Dra. Mireya Baltodano. La profesora de la Universidad Bíblica Latinoamericana trató el tema de la identidad de Género y de la Mujer. Aquí pueden encontrar la nota con el resumen de este conversatorio.

En unas horas muy interesantes, la Dra. Baltodano, nos ayudó a reflexionar sobre nuestra identidad. Comenzando con una parte más teórica sobre que es la identidad y como se construye las identidades de género, repasamos diferentes ´mal – estares´ de las mujeres. Cada uno de estos malestares fue ilustrado con un texto bíblico, dejando tiempo para reflexiones y experiencias personales de cada uno de los y las participantes.

La identidad abarca la respuesta a la pregunta ¿Quién soy? También existe la ´mismidad´ que se trata de realmente sentir quien soy. La identidad es un resultado de muchas experiencias internas y externas. Procesamos, consciente o inconscientemente, todas las reacciones que provocan nuestras acciones. Tenemos diversas expresiones de identidades, nuestra identidad nacional, de edad, religioso, pero hoy nos enfocamos en la identidad de género, que es el primero que se construye -más o menos a los 3 años-. Construimos esta identidad dentro de un marco patriarcal.

Género se refiere a las características que se ha atribuido a un sexo o al otro. Es una construcción social, por lo cual no es natural y es posible cambiarlo – a diferencia a sexo, que es la diferencia biológica entre hombres y mujeres. La identidad de género se transmite a través de diferentes instituciones, comenzando con la familia.

Criamos diferente a los niños que a las niñas, con todas las consecuencias que eso tiene en la construcción de su identidad de género. Es importante darnos cuenta que la división de roles y las características que socialmente y culturalmente se asocia a hombres y mujeres están basados en el sistema patriarcal del hombre proveedor y madre cuidadora. Sin embargo, observando la realidad de las familias peruanas  y latinoamericanas, ya no es así. Todavía estamos siempre enfocados en enseñar a los niños las diferencias entre hombres y mujeres, lo cual es la base para la violencia de género.

Los mal – estares de las mujeres

•Paralización

Cuando la obediencia elimina la voluntad de la persona y la desobediencia lleva a castigo o un sentimiento de culpa. Se congelan las decisiones, opiniones y acciones.

Texto Bíblico: Historia de la esposa de Lot. Este texto enseña la paralización, pero optar por desobedecer también es libertad. Una persona puede tomar un riesgo calculado y asumir las consecuencias por su voluntad.

•Dispersión

Ser responsable de muchas cosas al mismo tiempo, para cumplir con lo que ´debe ser´. Por hacer tantas cosas, la persona se olvide de sí misma.

Texto Bíblico: Maria como modelo sacrificial. Hay una diferencia entre servir y el servidumbre. Cuando dejamos de cuidar a nosotras mismas, servir se vuelve servidumbre. ¿Tenemos que seguir llevando la cruz? Es importante notar que la sociedad, y su economía, se sostienen por el trabajo invisible de las mujeres.

•Hibernar

Hibernar es sobrevivir en tiempos difíciles. Es muy grande el conflicto que tenemos con nuestros cuerpos. Se puede diferenciar entre el cuerpo simbólico: Lo que me han dicho que debe ser. Y el cuerpo real: como es y cómo se siente de verdad.

Texto bíblico: La mujer ´impura´. Ella deja de hibernar.

•Disociación

El conflicto entre lo que deseo ser y lo que otros desean que sea. Ahí se refleja el temor de perder el cariño familiar y las relaciones. Hay mujeres que son líderes fuera del hogar, pero en la casa son sumisas. ¿Por qué no podemos tenerlo todo? Quererlo todo requiere compartirlo todo.

Texto Bíblico: Marta y Maria. Tratamos de mirar la historia de una manera diferente, vemos que tal vez Marta no supo cómo decir las cosas. La solución pude haber sido muy diferente también si cada una de las personas hubiera pensado en otras soluciones.

•Falsificación

A pesar de los logros muchas mujeres tienen miedo a ser ´descubiertas´ que en realidad no son tan capaces. Por un autoestima muy baja. Se reconoce más los logros de los hombres, mientras que las mujeres tal vez necesitan más esa confirmación.

Texto Bíblico: Samaritana, se resalta la simetría de Jesus en este historia.

•Auto-compasión

´Pobrecita yo´, seguir victimizándose, y re victimizándose. No deja crecer ni avanzar a la persona.

Texto Bíblico: Noemí y Ruth. Aunque parece que Ruth sigue a Noemí, en realidad es al revés: es Noemí que sigue a Ruth. Ruth la levanta para seguir adelante.

•Sobre estima

Cuando sobre estimamos nuestras capacidades y juicios personales, y no dejamos espacio para duda y vulnerabilidad, hasta podemos ignorar otras sensibilidades. Se requiere un sentido de culpa sana.

Texto bíblico: Siro –fenicia, en donde Jesús aprende a mirar de nuevo, con un nuevo punto de vista.

Nos quedamos con muchas tareas pendientes, es importante saber de dónde vienen nuestras actitudes y sentimientos para poder entendernos. Enfrentar la vulnerabilidad, redefinir el significado del cuerpo son otras tareas. Tenemos que identificar las mentiras y engaños que nos rodean, construidos por la sociedad y apreciar la propia experiencia real, no la que deberíamos sentir o vivir (mistificación). También tenemos que evitar de victimizarnos y culpabilizarnos.

Para eso podemos tener los siguientes estrategias: Colocarnos en el centro (no siempre, pero a veces), ser rebeldes (silenciosamente o ruidosamente), ser transgresoras (darnos nuestras propias normas), ser desobedientes (negando de cumplir el rol asignado), cambiar el ideal estético por un ideal ético, apropiarnos de rasgos que se cree pertenecen a los hombres, y practicar la asertividad.

Como último, es importante comenzar a mirar las dimensiones humanas de forma distinta. Ya no verlos como un esquema binario, de opuestos entre hombres y mujeres pero como una variedad de características que cada uno puede tener. Se puede agruparlos por ejemplo como Instrumentalidad y Expresividad, y tanto hombres como mujeres pueden tener más o menos de cada dimensión. No enfoquemos tanto en las diferencias entre hombres y mujeres, más bien miramos en las diferencias y similitudes de personas.

 

El Sábado 17 de Agosto se realizará la siguiente actividad de la Red por una Familia sin Violencia, están invitadas y invitados a participar. Para saber más, haga click aquí.

 

Etiquetas: , , , ,
Guardado en Articulos, Red por una Familia sin Violencia